um beijo para gabriela

Activismo

La película UN BESO PARA GABRIELA nos inspira a apoyar la lucha por los derechos de las trabajadoras sexuales.  Una de nuestras metas es ofrecer a la audiencia una mirada general sobre el actual activismo en Brasil, en los Estados Unidos y incluir links para organizaciones y redes en otros lugares.

El acto de organizarse por los derechos de las trabajadoras sexuales en los Estados Unidos floreció en los años setenta con el surgimiento de organizaciones como COYOTE (Call Off Your Old Tired Ethnics – Abandonen su cansada y su vieja etnicidad), el colectivo US Prostitutes (Prostitutas de Estados Unidos) y la North American Task Force on Prostitution (Fuerza especial norteamericana para la prostitución).  El término “trabajo sexual” como tal se atribuye a la activista estadounidense Carol Leigh.

Después de un letargo durante los noventa, la organización por los derechos de las trabajadoras sexuales se reactivó durante la primera década del siglo veintiuno, impulsada por la represión de las trabajadoras sexuales después del 9/11, los abusos causados por la vigente guerra contra las drogas y el resurgimiento de intentos fallidos por terminar el llamado “tráfico sexual” a través de leyes anti-prostitución.  Las comunidades de trabajadoras sexuales en los Estados Unidos son perjudicadas por las leyes estatales anti-prostitución, las leyes contra el uso de drogas, las leyes federales y estatales contra el tráfico, las restricciones migratorias, la criminalización de la transmisión del VIH, la regulación municipal del uso del espacio público y otras numerosas políticas.

Los activistas en los Estados Unidos se organizaron para el cambio con gran vitalidad, a pesar de los recursos limitados y la constante amenaza de arresto en muchas comunidades a lo largo del país.  Las opiniones sobre terminología y estrategia difieren—no todo Estados Unidos acoge el término de “trabajo sexual”, por ejemplo, pero hacer retroceder la injusticia une a muchos en torno a acabar la represión contra las personas que por una u otra razón ofrecen servicios sexuales o quienes se presentan como oferentes de estos servicios.  La organización dirigida durante el congreso internacional del SIDA en Washington D.C. para protestar en contra de la exclusión de las trabajadoras sexuales y los usuarios de drogas debido a las restricciones migratorias es un excelente ejemplo de cómo las diferentes ramas de organizaciones en los Estados Unidos se unen como una fuerza que debe ser tenida en cuenta .

Los proveedores de servicios y las organizaciones para reducción del daño tales como Women with a Vision (WWAV—Mujeres con una visión), HIPS, Sex Workers Project (Proyecto de trabajadoras sexuales) y el St. James Infirmary (Enfermería de San James) hacen trabajo de primera línea en relación con la salud y los derechos de las trabajadoras sexuales, las personas involucradas en comercio sexual y las comunidades de personas presentadas como involucradas en el trabajo sexual (tales como las personas transgénero).  Streetwise and Safe (no sé cómo traducirlo) es una organización que trabaja para proteger los derechos de jóvenes LGBTQ sin hogar y de color que son presentados como participantes en el comercio sexual, y Different Avenues (Avenidas Diferentes) y el Young Women’s Empowerment Project (Proyecto para el empoderamiento de las mujeres jóvenes)  basan su trabajo en estrategias de justicia transformativa para la organización por los derechos de los jóvenes y adultos que se involucran en las economías callejeras.

A principios y mediados de los noventa la Bay Area Sex Worker Advocacy Network (Red de defensa de trabajadoras sexuales del área de la bahía) , un proyecto de cooperación entre la Coalition on Prostitution (Coalición para la prostitución) y la Exotic Dancers Alliance (Alianza de bailarinas exóticas) con sede en la ciudad de San Francisco, lanzaron uno de los primeros recursos en línea sobre los derechos de las trabajadoras sexuales, la Prostitutes Education Network (Red para la educación de las prostitutas), y fundaron el San Franciso Sex Worker Film and Art Festival (Festival de Cine y arte de las trabajadoras sexuales de San Francisco) en 1999 . Otros ejemplos importantes de activismo cultural incluyen $pread magazine (Revista $pread)  una publicación trimestral independiente de las trabajadoras sexuales que se ha mantenido por cinco años, y el Red Umbrella Project (Proyecto sombrilla roja), el cual produce eventos mensuales de cuentería, talleres creativos y un Podcast de cuentos de trabajadoras sexuales.

El Sex Workers Outreach Project USA (SWOP USA—Proyecto de acercamiento y divulgación para las trabajadoras sexuales) , una organización estilo campaña nacional, fue fundada en 2003 por Robyn Few, Stacey Swimme y otros activistas.  SWOP USA ofrece a las trabajadoras sexuales y sus aliados una forma para unirse, para formar secciones que aborden problemas locales y eleven el perfil de los problemas de las trabajadoras sexuales a través de celebraciones nacionales tales como el día internacional para acabar con la violencia contra las trabajadoras sexuales. El 17 de diciembre fue propuesto inicialmente por Annie Sprinkle y Robyn Few y el concepto se ha convertido, gracias a activistas de los Estados Unidos y colegas alrededor del mundo, en una poderosa herramienta de organización para despertar la conciencia sobre la violencia contra las trabajadoras, incluyendo la violencia perpetrada en la aplicación de la ley y para organizarse en contra de esta violencia. Diferentes secciones de SWOP, tales como SWOP-NYC  y SWOP-Chicago, han hecho campañas en contra de los esfuerzos por cerrar los espacios publicitarios para las trabajadoras sexuales y de políticas para la “eliminación de la demanda” dirigidas a los clientes de las trabajadoras sexuales.

La Desiree Alliance (Alianca por el deseo) y el Best Practices Policy Project (Proyecto de la política de mejores prácticas) , ambos grupos nacionales fundados en 2005, han trabajado por llevar las preocupaciones de las comunidades de los Estados Unidos al ámbito internacional, a través de la presentación de reportes a la ONU.  En 2010, como resultado de tales reportes, la comunidad internacional recomendó que los Estados Unidos abordara la violencia en contra de las trabajadoras sexuales y las personas LGBT, desatando una intensa organización dentro de los círculos que apoyan los derechos de las trabajadoras sexuales en los Estados Unidos con el fin de asegurar que los Estados Unidos aceptara esta recomendación den 2011.  La Desiree Alliance organiza un congreso cada dos años para crear espacio para el debate, aprendizaje y crecimiento de las acciones para el cambio.

Redes y organizaciones internacionales para los derechos de las trabajadoras sexuales

Network of Sex Work Projects

Grupos regionales claves

Sex Workers’ Rights Advocacy Network (SWAN)

Asia Pacific Network of Sex Workers (APNSW)

African Sex Workers Alliance

International Committee on the Rights of Sex Workers in Europe

Red de Mujeres Trabajadoras Sexuales en America Latina e el Caribe (RedTraSex)

Organizaciones reconocidas globalmente para los derechos de las trabajadoras sexuales

EMPOWER Foundation Thailand 

Scarlet Alliance, Australia

Rose Alliance, Sweden

Sisonke and SWEAT, South Africa

X:talk Project London

New Zealand Prostitutes Collective

Durbar Mahila Samanwaya Committee (DMSC), India

Stella, Canada

WONETHA Uganda

Brazilian Prostitute’s Network

Davida, Rio de Janeiro, Brazil